¿Sabías que… los británicos pagaron las Minas de Riotinto con cofres de oro?

   El 14 de febrero del año 1873 se firmó la concesión de las Minas de Riotinto al consorcio británico Río Tinto Company Limited, tan sólo 72 horas después de proclamarse la I República. La suma estipulada para dicha venta fue de 92.800.000 ptas, salvándose la precaria situación de las arcas del Estado. La RTCL se convertirió así en la propietaria de suelo y subsuelo, y de sus productos. Además, se incluye la concesión de una licencia para el establecimiento de vías férreas que comunicarían los distintos puntos de carga y descarga de minerales y transporte de operarios.

   Para proceder al pago inicial estipulado en el contrato, partió de París un transporte terrestre con los cofres conteniendo el tesoro, custodiado por un agente de confianza de la Matheson & Company. La situación de inestabilidad política y social que reinaba en España, hacía de este viaje un proceso de alto riesgo. Sobre todo teniendo en cuenta que aquellos cofres albergaban una fortuna codiciada por cualquiera: 422.680 libras esterlinas en el más preciado metal: el oro.

   Desde ese momento y desde su llegada a la zona minera, la RTCL impondrá su criterio en casi todos los aspectos de la vida de sus habitantes. Hasta las decisiones políticas pasaban por su control y aprobación. Los largos tentáculos de la Compañía llegan lejos. Con prebendas, pequeñas concesiones y privilegios, van llevando a su terreno a políticos y representantes de la Iglesia, tejiendo un entramado de influencia que tendrá profundas consecuencias. Algunos detalles que ilustran aquel poder fueron: el hecho de que dos concejales de Nerva no pudiesen jurar su cargo sin la aprobación de la RTCL, o que fuesen desapareciendo de Riotinto los bares por que la vigilancia llegaba a evitar la concentración de personas que pudiesen conspirar contra su dominio, o que ya no se escuchase cantar flamenco o que ya no se celebrasen romerías ni ferias al estilo andaluz, ni corridas de toros… Una pérdida de identidad que tendría más tarde sus consecuencias.

Riotinto - Helena wb

Verónica Manaut

Esta entrada fue publicada en Anécdotas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s