Olhão, la ciudad de la Restauración y las leyendas

La hermosa ciudad de Olhão es el resultado de la perseverancia y espíritu independiente de sus gentes marineras. Contra la voluntad de las autoridades de Faro, se empeñaron en convertirla en uno de los mayores puertos pesqueros y conserveros del Algarve. La Ría Formosa se adapta a la perfección a esta actividad: es un sistema de islas barrera que comunica con el océano a través de seis ensenadas, 5 de ellas naturales y con características móviles. La sexta es una ensenada artificial para permitir un acceso más fácil al puerto de Faro. Es a su vez un parque natural en el que paran cientos de aves en los periodos de migración en primavera y en otoño, pero con aprovechamiento humano, esencial para la economía de la región y de una enorme importancia estratégica.

La antigua Villa de Marim parece ser el origen de Olhão, y el topónimo se puede deber a la existencia de un potente manantial de agua dulce (“olho de água”: ojo de agua o naciente). Parece ser que dicha antigua Villa de Marim se convertirá, a partir del s. XIII, en un próspero emplazamiento agrícola gracias a la abundancia de agua de sus manantiales. Terminada la Reconquista, se produce un incremento de la población. Para proteger la única entrada a la Ría Formosa de los ataques de piratas, el rey D. Dinis manda construir la Torre de Marim en la Barra Velha.

La abundancia de agua da pie a la leyenda de La Mora de Marim, que cuenta la historia de la bella hija de un moro rico, pretendida por todos los muchachos de la zona. Uno en especial, ponía gran empeño en seducirla, ya que ni una sola noche faltaba de acudir a su ventana para cantarle su amor. Al padre de la joven le desagradaban todos los hombres que se acercaban a ella, pero especialmente aquél que con tanta obstinación la cortejaba. Y más cuando veía que ella respondía, ilusionada, a sus encantos. Viendo que nada les hacía desistir, concibe un plan: Marim era árido y estéril debido a la falta de agua, así que decide someter al muchacho a una prueba imposible de superar: llevar a los pies de su castillo, en una noche, toda el agua del naciente de la “Fonte do Canal”. Escucha el padre de madrugada una cascada precipitarse cerca del castillo, inundando sus terrenos. Disgustado por tener que cumplir con su promesa, precipita a su hija, en brazos de su amado, al abismo. Desde entonces, se les puede ver a medianoche pasear por la Quinta, abrazados, cantando su tonada favorita. No es que estén encantados, sino que Alá no podía consentir que dos almas enamoradas desapareciesen de la faz de la tierra. Así cuenta una de esas leyendas que forman parte del imaginario popular, cómo llegó el agua a Olhao.

Desde el s. XVI hasta 1840, permanece instalada la almadraba que reunirá a una población flotante de pescadores de Faro. En los meses de marzo, abril y mayo se alojaban en chozas de madera de cañas y paja, en la rivera, donde hoy en día está la zona antigua de la ciudad. Desde entonces, el incremento de la población será constante y justificará la construcción en los s. XVII y XVIII de la fortaleza de San Lorenzo, la Iglesia de Nuestra Señora de la Soledad, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, y en 1715 la casa del marinero João Pereira, primeros edificios sólidos autorizados por el poder político de Faro, que nunca vio con buenos ojos ese desplazamiento paulatino de pescadores hacia Olhão.

El Marqués de Pombal, durante una actualización del censo, se da cuenta de que Olhão es una ciudad que crece gracias al esfuerzo y la constancia de sus pescadores y marineros, sin la aportación de los nobles ni de los ricos burgueses. Esforzados hombres de mar a los que se les niega tanto la autonomía administrativa como el derecho a construir simples viviendas. Finalmente, y con la enconada oposición de Faro, el rey José I autoriza la separación de la “Cofradia do Corpo Santo de Faro” y la creación, a su costa, de su propia cofradía, el Compromiso Marítimo, que se erige en 1771.

Llegará después la guerra contra Napoleón, en la que Olhão tendrá un papel decisivo, ya que fue la resistencia que opusieron sus habitantes a la ocupación la que provocó la respuesta masiva de los portugueses, llegando así a la liberación del país del yugo francés. Su valentía les empujó a cruzar el Atlántico a bordo del “Bon Sucesso” y en condiciones muy precarias para comunicar al rey Juan VI que podía regresar de Brasil, donde la corte se había exiliado durante el conflicto. Este hecho fue determinante para la definitiva independencia administrativa de Olhão, concediéndole el rey ciertos privilegios y declarándola como “Vila da Restauração”.

A partir de entonces, la ciudad no para de prosperar: creación del que será el mayor puesto aduanero del Algarve, creación de la Capitanía del Puerto, de un Tribunal Judicial… Además, se amplía el espectro comercial a territorios lejanos como Rusia, Oran, Cerdeña… Este despliegue de actividad llevará a muchos olharenses hacia Marruecos.

La influencia morisca de la arquitectura local se hará patente a lo largo del s. XIX, debido al tipo de construcciones en forma cúbica, de paredes encaladas y coronadas de amplias terrazas donde secar el pescado, por lo que se la denominó “vila cubista”. Hecho curioso, puesto que nunca se han encontrado vestigios de asentamientos árabes durante el periodo islámico.

La primera fábrica de conservas nació en 1881, y unos veinte años después Olhão ya tenía más de 80. Aunque las crisis sucesivas reducen el número de industrias conserveras, hoy en día siguen siendo esenciales para la economía de la ciudad.

Los visitantes disfrutan de una atractiva ciudad, con sus callejuelas y sus hermosos mercados inaugurados en 1916, y por supuesto, el entorno natural donde ir a disfrutar de la playa en las Islas de Armona, Fuzeta, Farol, etc. Además del uso turístico, la actividad del puerto y las granjas de mariscos como la almeja fina son recursos económicos a destacar. Una ciudad para descubrir y para saborear, perdiéndose en su historia, en su peculiar arquitectura y en sus múltiples leyendas.

Olhao - Vero 02

Olhao - Vero 01

Verónica Manaut Martínez. Artículo completo sólo para socios.

Anuncios
Publicado en Artículos | Etiquetado , , | Deja un comentario

La Merced en Huelva

Reseña histórica:

La Merced 01

La Iglesia de la Merced se construyó en estilo renacentista y finalmente desembarcó en el barroco actual con ciertos componentes coloniales y conventuales. Su construcción la ordenó en 1605 Don Alonso Pérez de Guzmán, VII Duque de Medina Sidonia y Señor de Huelva. Él ordenó la fundación del convento para monjes mercedarios mescalzos, dedicados a la asistencia espiritual, rescate de cautivos y a la enseñanza. Además de en Huelva, también se establecieron en otros dos conventos de la actual provincia onubense: Cartaya y Ayamonte.

Las obras principales de la iglesia terminaron en 1615. Casi cien años más tarde (1714), el estado ruinoso del edificio era importante y se agravó con el Terremoto de Lisboa de 1755. A partir de esta fecha se inició un proceso de reconstrucción destruyéndose gran parte de las dependencias y aprovechando los muros primitivos. Bajo proyecto de Pedro de Silva, ya en puro estilo barroco, se erigió el nuevo templo, encargándose de las obras Ambrosio de Figueroa, y a su muerte en 1775, las continúa Francisco Díaz Pinto. Esta reforma, que conformaría el aspecto actual de la Iglesia de la Merced, duró hasta bien entrado el siglo XIX.

La desamortización de Mendizábal motivó que en diciembre de 1835 estuviera ya disuelta la comunidad, y el convento pasó a manos de la Diputación Provincial, organismo que se encargó de reanudar sus obras (acabándolas en 1877). La iglesia siguió abierta al culto y el convento sirvió como instalaciones militares desde 1844. A partir de 1861, alojó a un Instituto de Segunda Enseñanza y Escuela Normal de Maestros.

En la última década del siglo XIX se llevan a cabo retoques y se concluye el proyecto decorativo del interior, manteniendo el estilo barroco como predominante del conjunto. En 1915, ante la falta de campanas en la iglesia que convocasen a los actos litúrgicos, se levantaron sobre las inacabadas torres laterales de la fachada principal las actuales espadañas de doble cuerpo de inspiración colonial.

Durante el siglo XX, el edificio conventual también albergó la sede de la Diputación y del Instituto General Técnico, y sirvió como Hospital Provincial, alzando para este uso sanitario un tercer piso en 1957.

En 1953, la iglesia alcanzó el rango catedralicio al crearse la Diócesis de Huelva. Se eligió la Iglesia de la Merced como “Nueva Catedral” y esto conllevaría la adaptación del presbiterio para las nuevas necesidades litúrgicas.

El 28 de febrero de 1968, la reciente catedral sufrió daños por un seísmo, y tres años más tarde se cerró al culto para comenzar las correspondientes obras de restauración bajo la dirección del arquitecto Rafael Manzano Martos, que finalizarían en 1977. Para entonces ya había sido declarado Monumento Nacional en 1970.

En cuanto al convento, en 1991 concluyeron las obras de adaptación para la Universidad de Huelva, proyectadas por los arquitectos Miguel González Vilches y Guillermo Muñoz. Actualmente es la Facultad de Empresariales y Turismo de la Universidad de Huelva.

Fachada principal:

La Merced 02

De estilo barroco, ladrillo revocado, y organizada en tres cuerpos. El inferior juega el papel de zócalo y contiene la puerta de entrada al templo, con arco de medio punto enmarcado por dos pares de pilastras a cada lado y con óculos cuatrilobulados. Sus laterales llevan un óculo de forma semicircular.

El segundo cuerpo está concebido como un gran retablo de hornacinas que en 1978 fueron decoradas con esculturas de León Ortega en barro cocido: Virgen de la Merced, San Leandro y el iliplense San Walabonso.

El tercer cuerpo sigue el mismo esquema del anterior, sustituyendo la hornacina central por una ventana rectangular. Y en las hornacinas laterales, también en barro cocido, las esculturas de Santa María y el Beato ayamontino Vicente de San José.

El tramo central de la fachada se remata con balaustrada sobre cornisa, en cuyo centro está una espadaña con ménsulas laterales, modelo que se vuelve a repetir en las espadañas laterales que sí llevan campanas.

El tramo lateral del segundo y tercer cuerpo lleva alternancia de un vano rectangular y unos óculos ovalados y circulares.

Interior:

La Iglesia es de planta basilical con tres naves de cinco tramos y crucero, la central más ancha y alta que las laterales, y cubierta con bóveda de cañón y lunetos reforzados con arcos fajones. Las tres se separan mediante arcos formeros de medio punto apoyados sobre pilares cruciformes de vértices redondeados. Sobre los arcos se sitúan balcones, a modo de tribunas, cuyos frentes se encuentran decorados con motivos mixtilíneos. Entre los arcos formeros y adosadas al muro se levantan pilastras cajeadas de capiteles corintios.

En la zona superior, una cornisa volada, apoyada sobre una línea de ménsulas, recibe el empuje de la bóveda. La zona superior del primer tramo de la nave central se encuentra ocupada por el coro, cuyas tribunas laterales avanzan hacia la nave apoyándose falsamente sobre capiteles corintios.

Adosado al segundo pilar izquierdo, en la nave central, se ubica el púlpito. Está realizado en madera, con decoración pictórica representando a los mártires beatos Jacobus de Soto, Sancius de Aragón y Juanes de Santa María.

Las naves laterales se cubren con bóvedas de arista, y en sus muros perimetrales se ubican retablos dieciochescos en madera tallada, dorada y policromada. En la nave del Evangelio se hallan los de San Antonio Abad, Nuestra Señora de la Merced, y el Santísimo Cristo de Jerusalén y Buen Viaje. En la nave de la Epístola se ubican de San Roque, el Sagrado Corazón de Jesús, y el de San José.

El crucero presenta elegante cúpula semiesférica sobre tambor y linterna superior, que descansa sobre pechinas, las cuales muestran decoración pictórica compuesta de medallones en cuyo interior se representan a Santa Catalina, San Lorenzo y dos santos mercedarios. El tambor se compone de ventanas rectangulares decoradas con perfiles mixtilíneos, entre dobles pilastras de capiteles compuestos.

El presbiterio tiene planta rectangular. Su testero, plano, se encuentra cubierto en su zona inferior por la sillería del coro de los canónigos. En la parte superior, entre columnas de fuste estriado y capitel compuesto, se abre el camarín que alberga la imagen de Nuestra Señora de la Cinta, atribuida a Juan Martínez Montañés hacia 1610.

En el muro frontal del brazo izquierdo del crucero se ubica el retablo de Nuestra Señora de los Dolores.

Las dos calles laterales presentan pequeñas hornacinas que cobijan las imágenes de Santa Catalina y San Lorenzo. Las tres calles terminan con entablamento superior movido que da paso al ático. Éste presenta en su interior un crucificado flanqueado de amplias molduras sinuosas y entablamento superior coronado con penacho. El conjunto se decora con ángeles que portan símbolos de la pasión y rocallas que enmarcan escenas pictóricas sobre la vida de Jesús. En el muro frontal del brazo derecho del crucero se encuentra el retablo de Nuestro Padre Jesús de las Cadenas.

María Méndez Catalán. Artículo completo sólo para socios.

Publicado en Artículos | Etiquetado | Deja un comentario

Sobre la Casa Colón y sus jardines

El hotel:

El Gran Hotel Colón fue construido entre 1881 y 1883 como hotel de lujo para altos directivos de las compañías mineras que operaban en Huelva. Uno de sus promotores fue Guillermo Sundheim, quien encargó el proyecto al arquitecto José Pérez Santamaría.

Sundheim creyó que Huelva llegaría más lejos en su desarrollo de lo que al final sucedió. Pensó que el motor minero la situaría como una de las grandes capitales del sur de Europa. Evidentemente, se equivocó. Como prueba de sus expectativas, el alemán promovió las líneas de ferrocarril que nos unirían con Sevilla y Extremadura, y que finalmente nunca han sido rentables. Aquel mago de los negocios convenció a la RTC, encabezada entonces por su presidente Hugh Matheson, de la construcción del pretendido mejor hotel de Europa. Para gestionarlo, crearon un consorcio denominado Huelva Hotel Company.

Alfonso XII visitó Huelva en marzo de 1882, y apunto estuvo de alojarse en el hotel de no haber estado aún en obras. Así que pernoctó en un buque de la Armada anclado en la ría. Quienes sí se alojaron en el hotel fueron su segunda esposa, la consorte María Cristina de Habsburgo-Lorena, y su hijo y heredero, Alfonso XIII. Vinieron para presidir la celebración del IV Centenario del Descubrimiento de América en octubre de 1892, coincidiendo con el periodo de regencia de la madre por la minoría de edad del hijo.

Pero esta visita regia se produjo en periodo de crisis del consorcio hotelero. Huelva no se desarrolló como Sundheim soñó, y el hotel resultó insostenible. Así pues, sólo dos años más tarde, en 1896, tras poco más de una década como hotel, el edificio tuvo que ser reconvertido en residencia para directivos de la RTC, con la nueva nomenclatura de Casa Colón. Siguió siendo propiedad de la Compañía (e incluso no perdió su calidad como referente en Huelva para los británicos) hasta que ésta se lo vendió al Ayuntamiento en 1986. Fue entonces, en su adaptación para Palacio de Congresos y Exposiciones, cuando desgraciadamente se derribó el pabellón norte.

La traza del hotel es ecléctica: inspiración británica, colonial, modernista… con detalles como la fuente victoriana del centro de los jardines y el anagrama de la RTC en los trabajos de forja, entre otros. El conjunto lo formaban cuatro edificios de grandes dimensiones en torno al jardín, aunque hoy sólo conservamos tres de los originales: Casa Grande (recepción, salón de chimeneas, suites) y los dos pabellones de Poniente y Levante (habitaciones dobles e individuales). El desaparecido Pabellón Norte (servicio, cocinas, restaurante, biblioteca, billar…) fue sustuido por el actual auditorio.

La iluminación:

La iluminación era de gas en los pabellones laterales, al igual que la calefacción, pero eléctrica en las zonas comunes y las suites, hecho que convirtió a este edificio en el primero de la ciudad con luz eléctrica. Esta iluminación, último grito tecnológico entonces, estaba llegando en aquellos mismos primeros años de los 80 del XIX a las calles de ciudades como Nueva York, Londres, o París. De hecho, fue su conocimiento y uso por los británicos lo que posibilitó su tan rápida llegada a Huelva a través del Hotel Colón. Y sólo allí dentro la pudieron disfrutar sus huéspedes de forma privada durante una década, pues ya en los 90 se electrificaron las primeras calles de la ciudad.

Los jardines:

 Se diseñaron con especies desconocidas entonces en Huelva traídas de otros lugares del mundo, algunos de ellos colonias inglesas, y combinadas con flora local. El centro lo preside la Fuente de los Tritones. Veamos algunas de las plantas que aún perviven, muchas de origen tropical:

depositphotos_9591885-stock-illustration-araucaria

Araucaria: conífera proveniente de la Araucanía, Chile. Los primeros piñones fueron traídos a Europa por los ricos comerciantes de Indias. Los sembraron en sus propiedades, de forma que durante la primera etapa de la colonización americana, estos árboles fueron chivatos de viviendas de pudientes. Hasta que la naturaleza y el tiempo las popularizó. Pueden llegar a los 80 metros de altura.

Pimienta rosa o roja: también proveniente de Sudamérica, este árbol de porte mediano y ramas colgantes desprende el olor típico de la pimienta cuando frotamos sus hojas, y que no gusta nada a los mosquitos, por lo que desde antiguo se usa como repelente. Está muy distribuido en jardines y parques de las zonas cálidas de España.

Drago de Canarias: su savia, tan roja que parece sangre (“de dragón”), es medicinal. Aunque lleve al archipiélago español en su nombre, es propio de Marruecos. Su crecimiento es lento: aproximadamente un metro cada 10 años. Teniendo en cuenta esta fórmula, ya podemos calcular la edad de los dragos de la Casa Colón.

Costilla de Adán: la monstera es una de las clásicas en los arriates andaluces, aunque proviene de las selvas tropicales mejicanas. En Andalucía se popularizó como planta puramente decorativa, sobre todo la variedad deliciosa, sin haberle dado importancia a su fruto comestible. No obstante, la variedad que encontramos en la Casa Colón no es la popular costilla de la mayoría de los arriates, sino otra variedad de hojas no tan lisas y más caprichosas.

Naranjo amargo: muy popular en Andalucía como árbol ornamental; un clásico de nuestras calles. Es bien sabido que sus naranjas no son comestibles (a excepción de la mermelada británica), pero a veces hay visitantes curiosos que se atreven a meterse alguna en la boca. Para que no cometan el error, podemos enseñarlos a diferenciar el naranjo amargo del dulce con sólo observar su hoja: la del amargo tiene un corazón en su brote; como si le hubiera dado miedo nacer. Amago que la hoja del dulce no presenta o tiene muy poco desarrollado.

Palmeras datilera vs washingtonia: la datilera es la del tronco acuartelado como panal (señales de las viejas palmas), aquélla que llenó las calles de Huelva por miles antes de ser pasto del picudo rojo. La washingtonia es la que la ha sustituido conforme ha ido pereciendo por culpa del temido bicho, de tronco más liso y palmas de abanico similares al palmito. El crecimiento de esta última es más rápido que el de la primera.

No soy experto en botánica; y me faltarán plantas y árboles por nombrar. Con esta humilde aportación sólo prentendo regar con algunas gotas el valor de uno de los inmuebles más emblemáticos de Huelva. E intentar que, cuando entres, te pares más de lo habitual en observarlo y comprender su esencia.

Antonio Maestre González. Artículo completo sólo para socios.

Publicado en Artículos | Etiquetado | Deja un comentario

¿Sabías que… la Riotinto Company fue conocida como “La Sin Rostro”?

   Desde la llegada de la Río Tinto Company Limited, la población de la Cuenca Minera se acostumbró a denominarla “La Compañía”. En vez de escudos nobiliarios u otros vestigios de antiguos vasallajes, se veía por todas partes el emblema con las iniciales RTCL; otra forma de ser los dueños y señores, como si de nobles medievales se tratase.

   Según cuenta Cobos Wilkins en La Huelva británica, la Compañía no tenía rostro. Antes de su llegada, la gente conocía al que los contrataba, sabían quien era, donde vivía, de qué familia venía… Sin embargo, aunque existían los encargados, los capataces, los jefes, nadie ignoraba que por encima de ellos había otros personajes en la sombra, a los que no tenían acceso: “El trabajador de a pie sabía que le estaban vedados los rostros últimos de esta trama, la faz definitiva de una escala de intereses que se perdía en alturas y, a la que él, desde las tierras del Tinto, no tenía acceso” (Juan Cobo Wilkins, La Huelva británica).

   La Sin Rostro controlaba absolutamente todo lo que acontecía hasta el punto de saber quién tenía perro y si los ataban a las puertas, los árboles o las rejas… Controlaba la salud, la educación, la religión, la alimentación, las pensiones de jubilación y el futuro de los hijos; la vida y la muerte. Y además, estaba al tanto de las tendencias políticas de sus empleados… Como muestra, un botón: la sirena y los estruendos de los barrenos, cuya onda expansiva hacia temblar paredes y techos, marcaban las horas del día, pues las voladuras y detonaciones solían realizarse a horas fijas. Y si alguna vez se retrasaban, la gente se extrañaba. También regía las horas con puntualidad inglesa el silbido familiar de los trenes, ferrocarriles mineros que marcaba el ritmo de los quehaceres diarios con su precisión británica.

   Escribe Cobos Wilkins: “De cuando Riotinto eran dos personas distintas, españoles e ingleses, y un solo dios verdadero: La Compañía”.

220px-Logo_Rio_Tinto_Company_Limited

Verónica Manaut Martínez

Publicado en Anécdotas | Etiquetado | Deja un comentario

¿Sabías que… los británicos pagaron las Minas de Riotinto con cofres de oro?

   El 14 de febrero del año 1873 se firmó la concesión de las Minas de Riotinto al consorcio británico Río Tinto Company Limited, tan sólo 72 horas después de proclamarse la I República. La suma estipulada para dicha venta fue de 92.800.000 ptas, salvándose la precaria situación de las arcas del Estado. La RTCL se convertirió así en la propietaria de suelo y subsuelo, y de sus productos. Además, se incluye la concesión de una licencia para el establecimiento de vías férreas que comunicarían los distintos puntos de carga y descarga de minerales y transporte de operarios.

   Para proceder al pago inicial estipulado en el contrato, partió de París un transporte terrestre con los cofres conteniendo el tesoro, custodiado por un agente de confianza de la Matheson & Company. La situación de inestabilidad política y social que reinaba en España, hacía de este viaje un proceso de alto riesgo. Sobre todo teniendo en cuenta que aquellos cofres albergaban una fortuna codiciada por cualquiera: 422.680 libras esterlinas en el más preciado metal: el oro.

   Desde ese momento y desde su llegada a la zona minera, la RTCL impondrá su criterio en casi todos los aspectos de la vida de sus habitantes. Hasta las decisiones políticas pasaban por su control y aprobación. Los largos tentáculos de la Compañía llegan lejos. Con prebendas, pequeñas concesiones y privilegios, van llevando a su terreno a políticos y representantes de la Iglesia, tejiendo un entramado de influencia que tendrá profundas consecuencias. Algunos detalles que ilustran aquel poder fueron: el hecho de que dos concejales de Nerva no pudiesen jurar su cargo sin la aprobación de la RTCL, o que fuesen desapareciendo de Riotinto los bares por que la vigilancia llegaba a evitar la concentración de personas que pudiesen conspirar contra su dominio, o que ya no se escuchase cantar flamenco o que ya no se celebrasen romerías ni ferias al estilo andaluz, ni corridas de toros… Una pérdida de identidad que tendría más tarde sus consecuencias.

Riotinto - Helena wb

Verónica Manaut

Publicado en Anécdotas | Etiquetado | Deja un comentario

¿Sabías que… la Casa Colón fue el primer edificio onubense con luz eléctrica?

El Gran Hotel Colón fue construido entre 1881 y 1883 como hotel de lujo para altos directivos de las compañías mineras que operaban en Huelva. Su propietaria, la Riotinto Company, encargó el proyecto al arquitecto José Pérez Santamaría. La iluminación era de gas en las habitaciones (lo propio durante el s. XIX), pero eléctrica en las zonas comunes, hecho que convirtió a este edificio en el primero de la ciudad con luz eléctrica. Aquella entonces novedosa iluminación estaba llegando en los primeros años de los 80 del XIX a las calles de ciudades como Nueva York, Londres, o París. De hecho, fue su conocimiento y uso por los británicos lo que posibilitó su tan rápida llegada a la colonizada Huelva a través del Hotel Colón. Y sólo allí dentro la pudieron disfrutar sus huéspedes de forma privada y en exclusiva durante una década, pues ya en los 90 se electrificaron las primeras calles de la ciudad, y la magia pasó a ser objeto de disfrute para todos.

Se dice que en España, la primera ciudad con alumbrado público eléctrico fue Comillas (Cantabria) en 1881, gracias a una visita de Alfonso XII por invitación del I Marqués de Comillas, Don Antonio López y López, ambos unidos por una buena amistad. Como el rey iba a pasar allí el verano, la ciudad debía ser digna de la realeza, y para ello la adecentó incluso con el último grito en iluminación. Aquel mismo año en que el Gran Hotel Colón de Huelva plantaba sus cimientos.

Huelva, Fuente de los Tritones wbGrupo María Núñez wbGrupo Mª Isabel Roldán wb

Texto y fotografías: Antonio Maestre. Fuentes: conocimientos personales, revista “Historias de nuestra Historia”, web del Ayuntamiento de Comillas, periódico Huelva Información.

Publicado en Anécdotas | Etiquetado | Deja un comentario

Doña Aurora

     En febrero de 2016 decidí irme a una pequeña aldea en la Sierra de Huelva para experimentar la soledad y disfrutar de la naturaleza. Allí conocí las experiencias de una señora mayor, que parecían de otro siglo. Quisiera ofreceros ser partícipes de una época en la Sierra de Huelva con el ejemplo de aquella persona, a la cual he cambiado su nombre. Como introducción, un informe de la Universidad de Huelva; y a continuación mis experiencias personales e informaciones de esta mujer que representa el éxodo de la Sierra de Huelva.

     Jesús Monteagudo López-Menchero explica cómo se vio afectada la provincia de Huelva por el éxodo del campo a las grandes metrópolis en el estudio Población y espacio en Huelva: Bases demográficas para una ordenación del territorio (2009): “Desde 1961 a 1980 pierde la provincia de Huelva por migraciones interiores 33.899 personas. Es el saldo negativo que arroja tras una emigración de 54.217 personas y una inmigración de 20.318. La principal provincia de destino de esos emigrantes es Barcelona, a la que llegan más del 30 % de los onubenses. Sigue en importancia la movilidad interprovincial que representa el 21 % de la movilidad de Huelva. Tras Huelva la vecina Sevilla con un 12 % es la tercera provincia en recoger el éxodo de los onubenses. Siguen ya otras con valores inferiores, de entre las que cabe citar a Madrid y al resto de las catalanas y levantinas más Baleares. Se trata en general de una motivación económica provocada por la penuria del interior de Huelva que obliga a la búsqueda de un puesto de trabajo allí donde se encuentre. El origen suele ser de población agraria que encuentra refugio en los subsectores menos cualificados de la industria (construcción) y los servicios”.

     Pero olvidamos con bastante facilidad que detrás de cada número existe una historia, un drama personal. Aurora nació en 1.936. Decidió emigrar para sobrevivir. La conocí estando sentada delante de mi pequeña casa alquilada. El día estaba soleado, y aunque era febrero, hacía buen tiempo para estar sentada fuera. Me saludó, y después de varios días llegamos a conversar más, hasta que me invitó a su casa y a ir juntas a su huerta para alimentar a los animales. Me fascinó el que pronto me confiara sus vivencias, sin pretensiones ni vergüenza. Me contó, por ejemplo, que es analfabeta, que de joven pasaron mucha hambre y que la maestra del pueblo no hacía caso a los niños pobres; solamente daba clase a los hijos de los más ricos. En la clase había una maestra para diferentes edades, por lo que pronto Doña Aurora empezó a aburrirse. Decidió dejar de ir a la escuela para ayudar a su madre a buscar leña y frutos para comer.

     Han pasado 3 años desde aquel encuentro, y he vuelto este otoño para recoger más información sobre su vida. Cuando regresé al pueblo, me dirigí a su casa. La puerta estaba abierta, lo cual quiere decir que no está en su huerta. Empujé la puerta de metal y la llamé con su nombre: “¡Doña Aurora!”. Desde dentro escuché su voz y pregunté si podía acercarse a la entrada, ya que me daba apuro entrar en la casa. Fue entonces cuando se acercó, y quedándose detrás de la puerta entreabierta, me miró con algo de recelo. Me presenté, y con un tono seco me dijo que no me recordaba: “¿Qué quieres tú de mí?”. En seguida fui consciente de que no puedo presentarme de improvisto con un cuestionario en la mano y suponiendo que ella estaría dispuesta a responder de inmediato. Acepté su reserva e insistí en seguir hablando con ella. Quedamos en que la visitaría el próximo día, aunque más bien lo decidí yo, porque ella me explicó que tenía muchas cosas que hacer, que no disponía de tiempo para charlar.

     Al día siguiente vine con un regalo que no quiso aceptar. Estaba comiendo delante de su chimenea, la cual está encendida día y noche. Esta vez fue más amable, me dejó entrar e incluso me ofreció comida. Pasamos el resto del día juntas; me dejé guiar por su ritmo. Aurora tiene 82 años, y con esta edad todo se hace con lentitud: levantarse, vestirse, buscar algo en la cocina o preparar café.

     Llovió mucho durante todo el día, pero aun así tuvimos que ir a la huerta para darle comida a las cabras, gatos y gallinas. Mientras sacaba el pan de una gran bolsa que sería para las gallinas, suspiró, y me hizo partícipe de sus pensamientos, lo cual era lo que más me gustaba de pasar tiempo con ella: “¡Ay, si mi madre levantase cabeza y viera este gran saco de pan!”. Pregunté si ni siquiera tenían pan y contestó como muchas veces hacía: “a ver, mi madre a menudo nos acostaba sin haber cenado, y nos levantábamos sin tener nada que desayunar”. Doña Aurora se quedó pensativa y yo seguí preguntando: “¿y entonces?”, “a ver, pues teníamos que salir en busca de alguna fruta mientras mi madre se encargaba de buscar leña. En noviembre sí que estaba bueno el tiempo”, explica, “comíamos mucho, no pasábamos hambre por las castañas que se encuentran en abundancia en esta época”.

     Estamos las dos sentadas frente a la televisión, la cual está todo el tiempo encendida. Tras un anuncio del PP para las próximas elecciones, ella reniega de este partido. “A mi padre lo fusilaron los falangistas en la guerra, igual que a mi hermano”, suelta de repente con un tono neutral, ante el cual no supe con certeza cómo reaccionar.

     Después de un rato en silencio, doña Aurora me cuenta que se casó con 19 años y que tuvo una hija, pero como no había trabajo, el padre decidió ir al norte de España. Sin embargo, ya que éste no les mandaba dinero, decidió irse con la niña a Madrid, donde vivía una hermana. Ahí sí había mucho trabajo y pronto pudo colocarse en una cocina. Su marido se mudó entonces a Madrid, y poco a poco se pudieron acomodar en la capital: fueron capaces de comprar un piso de protección oficial y esta casa en la sierra con jardín y huerta: “¡Si mi madre pudiese ver lo que tengo yo ahora!”

     Doña Aurora compra muy poco en las tiendas, come lo que le da el jardín y su huerta. Vive sola la mayor parte del tiempo, aunque de vez en cuando viene su hija con su nieto a verla.

     Por la tarde me enseña cómo asar las castañas y cómo pelarlas, mientras ella fuma su cigarrillo de matute, una hierba seca muy aromática y suave. Busqué en el diccionario una traducción de matute, y Doña Aurora se rió cuando le dije que sólo salía algo relacionado con el contrabando.

     Finalmente tuve que pelar todas las castañas y llevármelas a mi casa, tal como insistió Doña Aurora. Ella se divirtió al verme pelarlas, pero al final conseguí sorprenderla con mi agilidad recién aprendida.

     A la hora de marcharme le prometí que la visitaría al día siguiente para traerle manzanas y despedirme antes de coger rumbo a la costa.

     Me asombró con su pregunta: “¿cocino para nosotras?” Me despedí con un “a ver…”.

 

Gabriele Aschmann

Fuentes: Población y espacio en Huelva: bases demográficas para una ordenación del territorio. Jesús Monteagudo López-Menchero, Departamento de Geografía del Colegio Universitario de La Rábida. Universidad de Huelva, 2009.

Publicado en Artículos | Deja un comentario