Cata juanramoniana

Para clausurar el año gastronómico de Huelva, Sentire tuvo la amabilidad de invitar a la Junta Directiva de AGUIP a participar en la “cata juanramoniana”, una muy interesante e innovadora experiencia que ofrece al público esta empresa. Aunando mundos diferentes pero complementarios (gastronomía, enología, música, poesía, arte), Sentire se propone hacer que el placer de comer se incremente con el placer de la música, del flamenco, del baile, y de los textos de Juan Ramón Jiménez.

El marco incomparable en el que tuvo lugar esta aventura de los sentidos fue Bodegas Iglesias, en Bollullos del Condado, ubicada, según nos contó su anfitrión, en un antiguo convento del siglo XVIII, y una de las más prestigiosas de la ciudad.

En cuanto entras, te sientes arropado. Es una sensación sutil de estar siendo acogido en un espacio íntimo, bello, cuidado; más bien… mimado. Se nota la presencia etérea de la familia que, con esfuerzo y dedicación, creó un negocio que va más allá del rendimiento económico, que es una filosofía de vida, que preserva la naturaleza de la que depende y que es capaz de hacer arte en botella y arte de su espacio de trabajo.

Fue nuestro anfitrión su actual propietario, Manuel iglesias (alias Mané), quien nos sorprendió con su desbordante energía, con su maravilloso sentido del humor, y sobre todo, con su maestría y sus conocimientos… Nos recibió en el patio, cerca del pozo rodeado de vegetación, donde se percibía en seguida ese ambiente tan particular.

Durante la visita a la bodega nos deleintan con una primera cata: un vermut y un mosto como aperitivo mientras escuchamos atentamente a Mané transmitir su sapiencia y su entusiasmo.

Pasamos finalmente al espacio central de la bodega donde tendrá lugar el almuerzo. Entre toneles, nos sentamos a la mesa. Empieza el espectáculo de música, flamenco y poesía con un texto de Platero y yo que despierta enseguida las emociones. Guitarra y baile flamenco vienen a complementar la belleza de las palabras de Juan Ramón. Y para que el placer sea total, nos sirven como entrante unas tostas con jamón y gambas sobre el pan de hogaza moguereño con el que el poeta compara su tierra… Y por supuesto, el vino adecuado, que siempre nos acompañará.

Después de cada plato y como introducción al siguiente, de nuevo poesía, guitarra, baile y disfrute de los sentidos…

Después de las tostas, tres propuestas tradicionales basadas en el choco. Seguimos con otro plato típico que alabó Juan Ramón: la carrillera. Y para terminar, un postre delicioso de quesos, membrillo, frutos secos y miel, acompañado de vino de naranja.

Una vez más, Sentire ha hecho honor a su nombre con esta magnífica propuesta: una propuesta gastronómica muy cuidada, acorde a los textos del Premio Nobel y a la cocina tradicional onubense, acompañada de un magnífico trabajo artístico que consigue hacer vibrar y emocionarse a todos los que tienen el placer de asistir. Un viaje fascinante a la época de Juan Ramón Jiménez a través de los sentidos: gusto, oído, vista…, y sobre todo, corazón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Verónica Manaut.

Anuncios
Publicado en Artículos | Etiquetado | Deja un comentario

Independencia

Las promesas de Felipe I de Portugal en las Cortes de Tomar y la riqueza del reino español favorecieron la Unión Ibérica entre 1581 y 1640. Pero en el siglo XVII, la Guerra de los Treinta Años provocó en la Península una crisis económica y social; por ejemplo, para Portugal supuso la movilización de sus ejércitos y la creación de nuevos impuestos.

El incumplimiento de las promesas hechas en las Cortes de Tomar llevó al descontento portugués con levantamientos y disturbios. La primera revuelta fue la Revolta do Manuelinho (Évora 1637), cuyo espíritu se extendió a otras partes del país.

El objetivo de la Restauración de la Independencia Portuguesa fue superar la crisis política resultante del gobierno autoritario del Conde Duque de Olivares. Él tomó las consiguientes medidas a la rebeldía, pero no pudo frenar el golpe de estado del 1 de diciembre de 1640, maquinado por varios cientos de aristócratas portugueses. Hubo asesinatos políticos, como el de Miguel de Vasconcelos por representar la administración española. Aquel golpe fue el que justifica que cada primero de diciembre sea festivo nacional en el país luso.

El Duque de Braganza asumió la dirección de esta insurrección palaciega contra la corona española bajo el título de Juan IV de Portugal, con el apoyo de los franceses, la nobleza y el pueblo.

La independencia se proclamó en 1640 y se materializó mediante un convenio constitucional firmado en la Cortes de Lisboa en 1641. En este acto se reconoció la legitimidad dinástica de la Casa de Braganza, corroborada durante los años siguientes por la Iglesia Católica y por el pueblo en sí. Los años dieron validez al golpe independista.

Obviamente, Felipe IV de España no podía quedarse de brazos cruzados, por lo que se inició en 1640 la conocida como Guerra de la Independencia o Restauración de Portugal. Ésta duró hasta que España reconoció la independencia portuguesa mediante la firma del Tratado de Paz en Lisboa en 1668.

Sin título-1

Ana María Rodríguez. Artículo completo sólo para socios.

Publicado en Artículos | Etiquetado | Deja un comentario

El Gobernador Alonso y La Rábida

Gobernador Alonso: “Me opuse al derribo de La Rábida para dar a mi amada patria lo que le pertenecía y para el fomento de la provincia que a mi cuidado estaba”

El Gobernador Mariano Alonso y Castillo fue un dirigente de Huelva, de origen granadino (n. 1795), que evitó la demolición del Monasterio de la Rábida y su venta como solar en 1851, pero que además consiguió su rehabilitación cuatro años más tarde. A él se atribuye también el origen de las Fiestas Colombinas. Uno de sus reconocimientos es la rotulación de una calle de la capital en 1919,

En 1855, el propio político escribió el texto ‘Colón. Convento de La Rábida, se inaugura su reedificación parcial: apuntes pertenecientes a la historia de tan célebre monumento’. 4 años antes, la Rábida había quedado casi en la ruina después de la Guerra de Independencia Española (1808-1814) y de la desamortización de Mendizábal (1836-1837). El entonces gobernador civil José María Escudero solicitó licencia para derribar el edificio, dejando únicamente una lápida que recordara la historia. El edificio se tasó en 4.950 reales (1.237 pesetas). Pero afortunadamente, el granadino asumió el cargo de Gobernador Civil de la provincia de Huelva en febrero de aquel 1851, tomando el relevo de Escudero.

Alonso manifestó el fatal estado del edificio, y se preocupó por él como parte esencial de la historia colombina, que le apasionaba. Comprendía la aportación que Huelva podía dar a España si revivía la memoria de Colón en el mismo sitio que fue testigo de su embarque. Veía Alonso una calamidad la ruina del Monasterio de la Rábida y la falta de estatua dedicada al Almirante.

A juicio del gobernador, las causas que arruinaron el cenobio fueron: la inercia de anteriores gobiernos, el paso del tiempo, el pillaje, revueltas… Sin embargo, la ruina la sufrían las instalaciones conventuales, pero no la iglesia. Por fortuna, ésta se encontraba en buen estado. El resto, se consideró inservible y útil para la venta de materiales.

La demolición solicitada por Escudero fue aprobada por Real Orden de 5 de agosto de 1851, nueve meses más tarde de que el gobernador materializase la solicitud. Esta demora fue un golpe de suerte porque propició que, al llegar la orden, ya estuviese Mariano Alonso como dirigente. Él, prácticamente escandalizado, realizó las gestiones necesaria para evitar la demolición. Entre las gestiones, cabe destacar sendas cartas a la Reina Isabel II y al Ministro de Obras Públicas en las que argumentaba por qué, en su opinión, no se debía derribar y vender el enclave colombino. Él proponía conservar el monasterio como “monumento de grande admiración para el mundo culto”, aunque tuviese que ser dotado de otros usos diferentes a los religiosos originales (albergue de marinos ancianos, colegio de humanidades…). Y, curiosamente, incluso proponía detalles sobre la decoración o acondicionamiento del interior.

Pero Alonso no se conformaba sólo con conservar el monasterio, sino que incluso propuso una estatua a Colón, sobre pedestal de mármol, en el desaparecido puerto de Palos de la Frontera. Aunque su financiación tuviese que ser asumida por suscripciones voluntarias… Y hasta una feria anual, a primeros de agosto, llegó a proponer, alegando que atraería a nacionales y extranjeros (germen de las actuales Fiestas Colombinas). Y todo porque, según Alonso: “el respetable nombre de Colón ha de sonar por esos lugares para recordar sus glorias, que fueron infinitas, glorias que alcanzan a aquellos esforzados hijos de estas tierras, testigos y compañeros del arrogante Descubridor”.

El gobernador quería el fomento del hito colombino, así como de la provincia que a su cuidado estaba. Él veía que Huelva, por su situación geográfica, parecía aislada y olvidada por el resto de España, algo que se podía subsanar mediante la potenciación de la historia colombina.

Mariano Alonso y Castillo se educó en Granada, ciudad de numerosos monumentos de primer orden, y relacionada también con el Descubrimiento de América a través de la figura de los Isabel y Fernando. En Granada se le dio a Cristóbal Colón el permiso para su arrogante expedición, y de Granada tornó a La Rábida para lanzarse definitivamente a las aguas. Por tanto, el gobernador estaba familiarizado con la gesta colombina, y sentía atracción por ella.

En 1855, los Duques de Montpensier, Antonio de Orleans y Luisa Fernanda de Borbón, visitaron el monasterio cuando aún estaba en ruinas, contribuyendo a la generación de interés popular por el sitio. Tres décadas más tarde, también el Rey Alfonso XII lo visitó, apoyando su rehabilitación para diez años más tarde, en 1892, celebrar el IV Centenario del Descubrimiento de América. Aquel acontecimiento significó la resurrección de la historia colombina, el inicio del interés general por este patrimonio con el que, desde entonces, se comenzaba a hablar de Huelva en España, a “crear patria”, identidad.

Mariano Alonso y Castillo, a quien tanto le debe Huelva por estos hechos, fue gobernador provincial entre 1851 y 1855. Falleció el 20 de agosto en 1859.

Gobernador Alonso 1

Gobernador Alonso 2

Gobernador Alonso 3

Fuente de texto e imágenes: Huelva Buenas Noticias, marzo 2014. Redacción / interpretación: Fran Morales y Antonio Maestre.

Publicado en 525Aniversario2Mundos, Artículos | Etiquetado , | Deja un comentario

Nuestros Protagonistas de Moguer

Cartel visitas 525 2 wb

Este sábado 21 de octubre cerramos el programa especial “Nuestros Protagonistas” en una de las ciudades colombinas de Huelva por excelencia: Moguer. Después de haber recorrido varios municipios relacionados con el Descubrimiento y colonización del Nuevo Mundo desde agosto, ponemos la guinda a la tarta en este octubre tan colombino, a pocos días de haberse cumplido los 525 años exactos desde que Europa se encontrara con América por primera vez. Fue aquel un acontecimiento único en la Historia del planeta que, como sabemos, se gestó en nuestra tierra gracias a aquellas personas de las cuales los guías de Aguip y nuestros estimados colaboradores hemos hablado en estas rutas gratuitas que ahora tocan su fin.

Desde que en 1333, Alfonso XI otorgase el viejo MONS VRIUM a los Portocarrero, la villa moguereña se ha volcado en el mar. Ilustres marineros como los Hermanos Niño hicieron de la Ribera un fuerte puerto y astillero donde nacieron embarcaciones tan destacadas como la que fuese de su propiedad y viajase en aquella primera expedición de 1492: Carabela Niña. Aquella pequeña carabela, que acabó convirtiéndose en la favorita del Cristóbal Colón y que fue capitaneada por él a su vuelta al Viejo Mundo en 1493, no se llamó realmente así, sino que tuvo el apellido de familia más bien como cariñoso apodo. En este última visita del día 21 te desvelaremos cuál fue su auténtico nombre, e incluso cuál fue el primero que se propuso. Las respuestas las encontraremos en un edificio emblemático de Moguer, de casi una hectárea de terreno y modelo para los primeros cenobios que se construyeron en América: el Monasterio de Santa Clara. Este impresionante edificio fue regido, en época del Almirante, por Sor Inés Enríquez, uno de los principales apoyos que Colón halló para llegar al Rey Fernando. ¿Sabes la razón? Algo los unía…

Fue en 1337 cuando se levantaron, casi pegados el uno al otro, éste femenino y el de San Francisco para la comunidad masculina que predicaba el modo de vida y de entender la Fe propios del líder franciscano. La comunidad franciscana, como bien sabemos, fue clave para que el Descubrimiento se produjese en la manera en que se produjo. Visitaremos el interior de la Capilla del Corpus Christi, espacio de culto que queda del viejo convento, y lo haremos con la inestimable ayuda de uno de los colaboradores con los que contamos para esta ruta: la Hermandad de la Vera+Cruz. También entraremos en el interior del segundo edificio que se construyó la Comunidad un tiempo más tarde, cuando este primer espacio del s. XIV se les quedó pequeño. De hecho, Colón conoció el primer edificio siendo ya Hospital de la Sangre. Sangre y Vera+Cruz son las dos principales advocaciones difundidas por los franciscanos. La visita al interior del Convento de San Francisco será la primera etapa de la ruta, y la guiará un miembro de otra de nuestras entidades colaboradoras: Ayuntamiento de Moguer.

Uno de los franciscanos más destacados de Moguer fue el misionero Fray Antonio de Olivares, personaje clave en la fundación de misiones y poblaciones en América durante la segunda mitad del s. XVII. Te nombraremos alguna que otra ciudad americana que este moguereño fundó…

En Moguer también encontró Colón a uno de sus mejores amigos en la zona: Juan Rodríguez Cabezudo. Hombre de tanta confianza suya que, cuando partió rumbo a las Indias, le confió la custodia de su hijo Diego. Juan también jugó un curioso papel cuando, previamente, prestó una mula al franciscano de La Rábida Juan Pérez para que este antiguo confesor de la Reina Isabel llevase el proyecto de Colón por escrito a Sus Majestades, que en aquellos momentos se hallaban en el campamento militar de Santa Fe, Granada.

Pasaremos caminando por la Casa-Museo de Juan Ramón Jiménez. El célebre poeta no fue colonizador del Nuevo Mundo, claro está. Pero unió ambas orillas en época moderna con sus versos, viajando con palabras y con su propia presencia por diversas ciudades de los dos continentes. Se exilió allí en 1936, y aunque siempre tuvo a Moguer como su más preciada tierra, profesó un profundo amor por esa América que siglos antes descubrieron sus paisanos. Y aunque falleció en Puerto Rico, al poco de serle concedido el Nobel de Literatura, sus restos descansan junto a los de su esposa Zenobia Camprubí en el Cementerio de Moguer. Nos acercaremos allí, previa visita a la Ermita de San Sebastián, templo que encabeza dicho camposanto. Son habituales los templos dedicados a los Santos Sebastián y Roque en salidas / entradas de muchas de nuestras villas antiguas, pues en épocas de epidemias, eran las figuras en quienes las gentes se encomendaban por aquello de que ambos sufrieron llagas en sus martirios. Su explicación nos la brinda, también como colaboradora, la Cofradía de Padre Jesús Nazareno.

Un recorrido histórico con todo esto y mucho más te espera este sábado 21 de octubre por la mañana en Moguer. Nos gustaría rematar el programa “Nuestros Protagonistas” con tu presencia. Recuerda que la participación es totalmente gratuita; sólo te pedimos que nos escribas un correo electrónico con tus datos a: aguiphuelva@gmail.com. ¡Anímate!

Publicado en 525Aniversario2Mundos | Etiquetado | Deja un comentario

Doñana y sus Majas de Goya

     La importancia de Doñana y su entorno ha provocado innumerables leyendas y creencias, desde ser el lugar donde en tiempos pasados se encontraba la desaparecida civilización de Tartessos o la mítica Atlántida de la que nos hablaba Platón en sus obras. También nuestra Historia del Arte sitúa Doñana en un lugar especial, siendo el emplazamiento que Francisco de Goya elige para pintar su Majas (Maja Desnuda, Maja Vestida).

     En torno a la primavera de 1797, el pintor zaragozano D. Francisco de Goya y Lucientes es invitado, junto a otros ilustres de la corte, a una cacería en Coto de Doña Ana, hoy día, Parque Nacional de Doñana; organizada por la recién enviudada Doña Cayetana de Silva (Duquesa de Alba), que se encontraba en estos lares tras la muerte de su esposo D. José María Álvarez de Toledo (Duque de Medina Sidonia). La estancia del artista en esta zona, aunque desconocida en tiempo, dio lugar a una series de trabajo que pasará a la historia como Cuadernos de Sanlúcar, no sin ellos; suscitar especulaciones de un romance entre la aristócrata y el pintor.

     Un claro ejemplo de los trabajos realizados por Goya en el Coto de Doña Ana, es un gran retrato de Doña Cayetana, que posa vestida de negro con mantilla y cuyo fondo nos recuerda algún paraje de nuestro sin igual Parque de Nacional de Doñana. Una gran obra llena de simbologías que hoy en día se exhibe en la Hispanic Society of America de Nueva York.

     La visita y el supuesto romance de los protagonistas ha provocado además que sean muchas las teorías que defienden que la Maja Desnuda y la Maja Vestida sean la duquesa rejuvenecida para no provocar más escándalo en la corte de Carlos IV, siendo en Doñana donde Goya pintó estos cuadros, especialmente la primera de sus “majas”; siendo este el único encuentro que se les conoces en ese año.

Matías Medina. Artículo completo sólo para socios.

Publicado en Artículos | Etiquetado , | Deja un comentario

Nuestros Protagonistas de Palos

De FONTANILLA a FONTANILLA : Un paseo histórico para descubrir el Descubrimiento.

Este viernes 25 de agosto, tenemos la segunda ruta del programa “Nuestros Protagonistas”. Partiendo de la antigua Fontanilla, iremos haciendo un recorrido histórico y cronológico por Palos de la Frontera, paseando por los lugares más emblemáticos y los espacios interpretativos que ofrece la ciudad.

Para entender el devenir de la Villa, daremos una explicación que nos permitirá situarnos históricamente: los orígenes, una alusión al periodo islámico, la Reconquista Cristiana, y cómo se fue desarrollando el pueblo a lo largo de los siglos hasta la llegada de Cristóbal Colón. A partir de ese momento tan transcendental, estudiaremos con más detalle todos los acontecimientos acaecidos, pues forman el entramado histórico más relevante para Palos.

Desde el Mirador del Tinto podremos ver las excavaciones arqueológicas que, desde hace unos años, se están llevando a cabo con gran éxito, lo que nos permitirá entender mucho mejor el funcionamiento y la importancia del antiguo Puerto de Palos. Tras esto, y con la inestimable ayuda de los servicios turísticos del Ayuntamiento, visitaremos la Iglesia de San Jorge, el Museo Naval y la Casa Museo de Martín Alonso Pinzón, poniendo de relieve el papel de la familia Pinzón, no sólo en relación con el Descubrimiento de América, sino también en su conquista.

Seguiremos nuestro paseo hasta el nuevo Ayuntamiento, donde interpretaremos la fachada, recientemente decorada con azulejería relativa a la Gesta Descubridora, bajando después por la calle Rábida y recorriendo la ciudad hasta la “otra” Fontanilla, reproducción de la anteriormente vista. A lo largo de ese recorrido, iremos descubriendo otros rincones de la ciudad y la historia de otros personajes que, a lo largo de los siguientes siglos, tuvieron un cierto protagonismo por la importancia de sus hazañas o por lo curioso y particular de sus experiencia en tierras americanas.

Algunos ejemplos de estos ilustres palermo los tenemos en: Cristóbal Quintero, quien participó en los tres primeros viajes con Colón. Pertenecía a una de las familias más prestigiosas de Palos, dedicada a la actividad marítima y comercial. Fue el copropietario de la Carabela Pinta, y Colón lo acusó de sabotaje por los problemas que hubo al inicio del Viaje Descubridor en el timón de la Pinta. O Antón Alaminos, marino, piloto y explorador; considerado como el descubridor de la corriente del Golfo. O Juan Bermúdez, descubridor de las Islas Bermudas. O Juan Rodríguez Mafra, piloto real que ejerció como tal a bordo de las naves Concepción y San Antonio en el viaje de Magallanes… Destacable también la figura de Gonzalo Guerrero, náufrago en Yucatán, que pasó de esclavo a jefe máximo de los guerreros indígenas, casándose con una princesa de la tribu y combatiendo contra los españoles hasta su muerte…

Éstos y algunos otros personajes relevantes nos ayudarán a concretar muchos aspectos curiosos y poco conocidos de la historia de Palos de la Frontera, y así comprender que hubo muchos otros hombres, no tan renombrados, pero cuya biografía merece ser tenida en cuenta, dentro de la complejidad de esa aventura extraordinaria que fue el Descubrimiento, conquista y colonización de América.

WhatsApp Image 2017-08-05 at 00.00.15

Verónica Manaut, guía de la ruta.

Publicado en 525Aniversario2Mundos | Etiquetado | Deja un comentario

Baltasar Tercero

¿Sabías que… Baltasar Tercero fue el precursor de los cultos a la Virgen del Rocío?

     El sevillano Baltasar Tercero fue un aventurero y novelesco de mediados del siglo XVI que vivió en Lima entre 1556 y 1594. Ejercía oficios de: cerrajero, armero platero, relojero, y negociante de toda clase de mercaderías (trigo, caballos, armas, y incluso esclavos negros). Y era amigo de truhanes y frailes, capitanes, conquistadores, clérigos, médicos y mercaderes.

     En 1587, tras más de 30 años viviendo en Lima, Baltasar Tercero hizo su testamento allí. Como hecho insólito, acordó mandar un legado de gran importancia a la Virgen de las Rocinas y a su pequeño Santuario a la orilla de la Madre de las Marismas. Esto deja evidencias claras de que alguna relación de devoción y cercanía debió tener Baltasar con la Virgen del Rocío y con Almonte antes de marchar a las Indias, que lo llevasen a fundar una capellanía como obra pía. No obstante, se desconoce tal relación devocional.

     Baltasar dictó y ordenó su testamento ante el escribano público Esteban Pérez, el 11 de Febrero de 1587, siendo testigos llamados y rogados el Padre García Flores (presbítero), Álvaro Marín, Juan Muñoz, Juan Rodríguez y Diego López, estantes en aquella ciudad. El otorgante dijo no saber firmar, por lo que rogó que un testigo firmase por él.

     Pero a pesar del deseo de Tercero, el culto en la ermita  comenzó con los años a ser desatendido por los Patronos de la Fundación y por los cabildos seculares y eclesiástico de la Villa de Almonte. Por tanto, la Hermandad Matriz adquirió mayor protagonismo en detrimento de los patronos, siendo ésta la que organiza los cultos del Rocío y las demás hermandades rocieras, desde antiguo y hasta la actualidad.

BALTASARTERCERO1

BALTASARTERCERO2

BALTASARTERCERO3

María Isabel Roldán Medina.

Artículo completo, con reproducción del testamento en boletín de agosto 2017 (sólo para socios).

Publicado en Artículos | Etiquetado , | Deja un comentario