Calañas

Calañas es un municipio español, históricamente minero, con 2.800 habitantes, pero que llegó a tener hasta 12.700 en 1910, dedicados a esta actividad económica. Se encuentra situado en pleno corazón de la provincia de Huelva, en la comarca del Andévalo. Se eleva a 300 msnm, y está rodeado por un paisaje montañoso y pedregoso plagado de cerros y montes, de los que destacan El Mirante al este, y El Peñasco al oeste, pudiendo ser visitados en rutas.

Ha pasado por diferentes nombres: “Calama”, “Cabañas”, hasta la actual “Calañas”.

Los primeros asentamientos humanos datan de la edad antigua, con tartessos, luego romanos, motivados por su riqueza mineral; en un primer momento plata, no cobre, según lo que nos cuentan las minas y los hallazgos arqueológicos posteriores a los musulmanes de la Cora de Niebla. Hasta llegar a manos de D. Alfonso Pérez de Guzmán, Conde de Niebla y Duque de Medina Sidonia, a quien el Rey Enrique II otorgó esta tierra a modo señorío. En esta época decae la minería, y es la ganadería la actividad principal, con grandes cabañas de porcino, ovino y caprino.

No fue hasta el s. XIX, con la industrialización, cuando la minería volvió a tomar relevancia en Calañas, abriendo diferentes minas (hasta 108 concesiones), de entre las que destacan las de pirita por su riqueza en cobre y azufre. Esto lleva de la mano la construcción de una vía férrea para el transporte del mineral, al que se añadieron también otras mercancías, y más tarde pasajeros, y éstos hasta nuestra actualidad.

Destacadas construcciones son de esta época, prácticamente desde el s. XVIII, que predominan por su estilo popular y funcionalidad: Ayuntamiento, Iglesia de Santa María de Gracia, Convento de San José, Mercado de Abastos, Plaza de la Coronada.

A importantes fiestas, como las Patronales de Nuestra Señora de la Coronada, entre marzo y abril, se suman culturas, costumbres, música… además de una exquisita gastronomía, principalmente relacionada con el cerdo ibérico, el chivo o borrego, y los famosos gurumelos (amanita ponderosa).

Os invitamos a visitar Calañas para disfrutar de todo ello, así como para descubrir otras historias y anécdotas como la del sombrero calañés, el fandango de Calañas, el dulce “esesita”, el abanico de papel… ¡y la hospitalidad de nuestra gente!

Texto: Belén Mª Santos. Fotografías: Alvantonio Artística. Todos los derechos reservados. Fuentes de información sólo para socios.

¡Ah! ¿que quieres más? Eso está hecho! Porque estos temas los tratamos en las visitas guiadas que hacemos por Andévalo. Sólo tienes que contactar con nosotros y dejarte llevar 😉 Haz click aquí; ya estás tardando:

Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s