Recordando al prenauta Alonso Sánchez

Algunos autores marcaron la senda, que de los indígenas salió la leyenda.

Lope de Gomara, De las Casas, Anglería… Inca Garcilaso que lo bautizaría.

Onubense de nacimiento, de la Mar… por sentimiento.

Navegaba él por islas cercanas: Azores, Madeiras o Canarias;

Su Majestad, la Mar, lo quiso empujar; y hacia América lo decidió llevar.

Otros habrían quedado en el olvido, pero buen marinero siempre había sido.

 

Su estancia en el continente fue corta, su regreso esperaba en Europa.

Ante Colón lo quiso el destino dejar, en una isla de Portugal.

No pretendía la Historia, que aquel viaje se quedara sin su Gloria;

Cristóbal Colón acabaría, la ruta que el moribundo marinero le daría.

Huelva, en algunos lugares lo reconoce, pues de él lleva el nombre.

España, poco lo ha reconocido, como se hubiese merecido…

Zas!…lee la primera letra de cada renglón, y hallarás a “nuestro Colón”.

 

En los ’80 acostumbrábamos a parar en un pequeño bar de la plaza de la Soledad, junto a la ermita: La Jangarilla. Una pequeña casa de una sola planta, encalada y sencilla; y un tejado a dos aguas. Entre el escaso mobiliario, llamaba la atención un simple cuadro en la estancia principal que aludía a la propiedad de esa casa en otros tiempos: Alonso Sánchez de Huelva. Pero el “progreso” se la llevó por delante; Huelva perdió otra oportunidad con su Historia, y nada nos hará recuperar esa casita donde haber recogido el legado de este misterioso personaje.

Aquí les muestro algunas referencias sobre Alonso Sánchez de Huelva que entre la leyenda y la historia aún navega:

“Dijose que una carabela o navío que había salido de un puerto de España y que iba cargada de mercadería para Flandes o Inglaterra, o para los tractos, la cual, corriendo terrible tormenta, y arrebatada de la violencia e ímpetu de ella, vino diz que, a parar a estas islas y que aquesta fue la primera que las descubrió”.

Fray Bartolomé de las Casas (1484 – 1566).

 “Cristóbal Colón, genovés de nacimiento, hombre pobre, habitó en Portugal durante muchos años en una isla de Madera, a la que llegaron por azar unos de aquel país que habían navegado con una gran tempestad y habían arribado a las islas últimamente descubiertas; y cuando el piloto enfermó de muerte, él en persona dio al susodicho Cristóbal noticia de aquellas regiones en el año 1475”.

 Pedro Mártir de Angleria (1457 – 1526).

 “Cerca del año de mil y cuatrocientos y ochenta y cuatro, uno más o menos, un piloto natural de la villa de Huelva, en el Condado de Niebla, llamado Alonso Sánchez de Huelva, tenía un navío pequeño, con el cual contratava por la mar, y llevava de España a las Canarias algunas mercaderías que allí se le vendían bien, y de las Canarias cargava de los frutos de aquellas islas y las llevava a la isla de la Madera, y de allí se bolvía a España cargado de acúcar y conservas. Andando en esta su triangular contratación, atravessando de las Canarias a la isla de la Madera, le dió un temporal tan rezio y tempestuoso que, no pudiendo resistirle, se dexó llevar de la tormenta y corrió veinte y ocho o veinte y nueve días sin saber por dónde ni adónde, porque en todo este tiempo no pudo tomar el altura por el sol ni por el Norte….

… El piloto saltó en tierra, tomó el altura y escrivió por menudo todo lo que vió y lo que le sucedió por la mar a ida y a buelta, y, haviendo tomado agua y leña, se bolvió a tiento, sin saber el viaje tampoco a la venida como a la ida, por lo cual gastó más tiempo del iue le convenía. Y por la dilación del camino les faltó el agua y el bastimento de cuya causa, y por el mucho trabajo que a ida y venida havían padescido empecaron a enfermar y morir de tal manera que de diez y sietes hombres que salieron de España no llegaron a la Tercera más de cinco y entre ellos el piloto Alonso Sánchez de Huelva. Fueron a parar a casa del famoso Cristóval Colón ginovés, porque supieron que era gran piloto y cosmógrafo y que hazla cartas de marear, el cual los recibió con mucho amor y les hizo todo regalo por saber cosas acaescidas en tan estraño y largo naufragio como el que dezian haver padescido Y como llegaron tan descaecidos del trabajo passado, por mucho que Cristóval Colon les regaló, no pudieron bolver en sí y murieron todos en su casa dexándole en herencia los trabajos que les causaron la muerte, los cuales aceptó el gran Colón con tanto ánimo y esfuerco…”

Inca Garcilaso de la Vega (1539-1616).

 “…siendo cierto, que el primero, que dio noticia a Cristóbal Colón del Nuevo Mundo, fue Alonso Sánchez de Huelva, marinero natural de Huelva.”

Bernardo Aldrete (1565 – 1641).

 

Un sinfín de autores e investigadores durante siglos han tratado el tema, desmintiéndolo o apoyándolo. Yo soy de Huelva, y el tema me atrae y enorgullece; y sin quitarle mérito a la gesta de primer viaje de Cristóbal Colón, del que tampoco aún podemos asegurar su procedencia… Me viene a la mente un refrán muy acorte con el revuelo y la temática propuesta:

“Cuando el río suena, agua lleva”.

 

Rafael Blanco Carrión. Artículo completo sólo para socios.

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s