El náufrago palermo Gonzalo Guerrero

     El marinero Gonzalo Guerrero era de Palos de la Frontera. Tras participar en la Reconquista de Granada, se unió a Cristóbal Colón en uno de sus viajes a América, instalándose en La Española. En 1511 exploró las costas colombianas con Pedro Valdivia. Durante la vuelta a casa, la expedición sufrió un huracán frente a Jamaica que los arrastró hasta las costas de Yucatán. De la veintena de hombres sólo se salvaron ocho, de los que: cuatro fueron asesinados por una tribu maya, otros dos fueron hechos prisioneros, y los otros dos consiguieron escapar; eran el fraile Jerónimo Aguilar y el marino Gonzalo Guerrero.

     Según creencia popular, Gonzalo salvó en una ocasión al jefe de una tribu nativa de ser devorado por un cocodrilo. En agradecimiento, el jefe le ofreció trabajar con la tribu, y el español aceptó. Como soldado experto que era, Gonzalo enseñó a su tribu adoptiva las artes bélicas europeas, haciéndolos fuertes frente a los colonos.

     Gonzalo, solo y sin compatriotas, en una tribu y un lugar del mundo desconocido, tuvo que adaptarse para sobrevivir. Se vio obligado a abandonar su cultura, su religión, su estilo de vida… e incluso olvidó su propia lengua. Se perforó el cuerpo y se tatuó. Se integró tanto en la cultura maya, que incluso desposó a la princesa Ix Chel Can, hija del jefe de la tribu, Na Cha Can. De aquella unión nacieron los primeros tres mestizos europeo-americanos documentados de la Historia.

     En 1519, la expedición de Hernán Cortés llegó a la Isla de Cozumel. Cortés se enteró por unos indios de que dos españoles vivían entre los mayas, y creyéndolos cautivos y potencialmente útiles, intentó su liberación. Jerónimo Aguilar, que mantuvo sus costumbres europeas, se alegró y animó a Gonzalo para volver a su tierra, pero el palermo rechazó la oferta de liberación. Esto, junto a su fuerte aculturamiento, y el hecho de que entrenó a los mayas en las artes bélicas europeas, fueron motivos que le valieron para ser tachado de traidor.

     Según algunas fuentes, Gonzalo fue asesinado con lanza y arcabuz en una batalla contra los españoles en Ticamaya. Sin embargo, toda su historia raya en la literatura, y realmente es un personaje cuya información real es muy escasa. Y su muerte es, entre otros datos, algo aún no corroborado ni consensuado.

     El legado de Gonzalo Guerrero ha sido motivo de controversias durante siglos. Para los españoles de su época, fue un traidor; y para los americanos ha sido siempre un héroe. Es, con estas características, uno de los grandes personajes que ha dado nuestra tierra a la Historia internacional.

guerrero3

En la imagen: monumento al “padre del mestizaje” en Mérida, Méjico.

Artículo completo en el boletín Aguip abril 2017.

Beli Gómez y Antonio Maestre

Esta entrada fue publicada en 525Aniversario2Mundos, Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s