Monasterio de Santa Clara, Moguer.

     Santa Clara tiene una particular atmósfera y recuerdos de un pasado rico en acontecimientos y esperanzas de nuevos horizontes. La vinculación del monasterio a la Gesta Colombina parece ensombrecer su importancia fuera de esos acontecimientos y, sin embargo, profundizando en su Historia, comprendemos lo predominante que fue su papel en muchos otros aspectos.

     Fundado en 1337 por los primeros Señores de Moguer para el acogimiento de monjas Franciscanas Clarisas, fue la institución que procuró prosperidad y prestigio a la villa, siendo el reflejo de su crecimiento y desarrollo. Ya antes del Descubrimiento, Moguer era muy activa; especialmente su puerto al que, remontando el Tinto, llegaban barcos de toda índole para cargar loza de mesa, ladrillos y tejas… que luego se distribuía por muchos países europeos. La productividad del puerto debió era considerable. Además de la producción local, el comercio con Guinea era muy relevante. Y el Monasterio, desde su fundación, estuvo a la altura de la ciudad que lo albergaba.

     Fueron los Portocarrero, familia de relevancia de la alta nobleza andaluza y muy vinculados a la corona, los padrinos y principales benefactores de Santa Clara. Le otorgaron bienes y privilegios, y promovieron que papas, nobles y adinerados ciudadanos contribuyeran en su prosperidad, y su influencia se extendió más allá de los límites de la provincia.

     Desde su fundación hasta el s. XIX, se incrementa su poder económico, acumulando un destacado patrimonio, en gran parte donaciones: las propiedades y terrenos, villas, cortijos, ricas tierras de cultivo y otros bienes rendían suculentos beneficios, llegando a crearse todo un entramado económico con trazas capitalistas. Fue todo ese conjunto de circunstancias que confluyeron en la ciudad (su emplazamiento al abrigo de vientos y tempestades, sus instalaciones industriales y comerciales, la experiencia de sus marineros y la existencia misma del Monasterio) el motor que permitió su incremento demográfico y su desarrollo. Ese bullicio también atrajo a muchos buscavidas de toda índole en tiempos de la conquista de América y por sus calles pululaban los aventureros en busca de fortuna, enrolándose en expediciones a cualquier parte. Algunos de ellos tendrán, por sus hazañas y descubrimientos, un lugar destacado en nuestra historia. El mismo Nuñez de Balboa puso sus pies en este puerto.

     Pero los mismos moguerños fueron marchando, contribuyendo activamente en el progresivo declive de la ciudad que resultó crítico con la concesión del comercio con el Nuevo Mundo al Puerto de Sevilla y la creación de la Casa de Contratación que supuso la puntilla, provocando la casi total paralización de la actividad portuaria. No obstante, seguirá siendo un centro de poder e influencia hasta la Desamortización de Mendizábal en el siglo XIX, desapareciendo definitivamente del Monasterio la Orden de Franciscanas Clarisas.

     A pesar de la lenta decadencia, llegarán a instalarse, cuando en el Monasterio no quedaban sino algunas hermanas clarisas muy ancianas, las Esclavas Concepcionistas, que llegaron en 1898 dándole un nuevo impulso con la creación de un colegio femenino. La actividad formativa seguiría gracias a los PP Capuchinos que, en 1961 fundarán el Colegio de Filosofía y recuperarán el espíritu franciscano que impregnó antaño tan magnífico edificio.

     Hoy en día, sigue siendo uno de los monumentos más destacado de nuestro patrimonio. Alberga el Museo Diocesano de Arte Sacro, además de su riqueza arquitectónica y su patrimonio artístico.

Verónica Manaut Martinez. Artículo completo en el boletín de enero 2017.

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en 525Aniversario2Mundos, Artículos, Formación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s